COMPARTIR
Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de San Fernando.

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de San Fernando condenó el lunes 30 de enero recién pasado a Luciano Hernaldo Salazar Ávila a la pena efectiva de 6 años de presidio, en calidad de autor del delito de conducción de un vehículo en estado de ebriedad causando la muerte de Luis Antonio Hernández Pimentel. Ilícito perpetrado en marzo de 2016, en la ciudad.

En fallo unánime (causa rol 136-2016), el tribunal –integrado por los magistrados Carolina Lazen Maldonado (presidenta), Carlos Pérez Díaz y Marisol López Machuca (redactora)– aplicó, además, a Salazar Ávila las accesorias legales de inhabilidad perpetua para conducir vehículos de tracción mecánica, inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos, y de la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena. Asimismo, se le condenó al pago de una multa de 8 unidades tributarias mensuales (UTM) y al pago de las costas de la causa.

Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

El fallo dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que aproximadamente a las 17 horas del 5 de marzo de 2016, “Salazar Ávila conducía en estado de ebriedad la camioneta marca Dodge, color gris acero, por la ruta I-45 en dirección norte, sector Agua Buena de esta comuna, debido al estado etílico en que se encontraba, al llegar a una curva existente en el lugar, traspasó el eje de la calzada colisionando a la víctima Luis Antonio Hernández Pimentel, quien lo hacía conduciendo una motocicleta que se desplazaba en sentido contrario, provocando de esa manera el volcamiento y fallecimiento de la víctima en el lugar, a raíz del impacto sufrido. La ebriedad del conductor acusado Salazar Ávila la determinó personal policial debido a su fuerte hálito alcohólico, rostro congestionado, inestabilidad al caminar e incoherencia al hablar. Al acusado se le efectuó el examen de alcoholemia de rigor que arrojó un resultado de 1.43 gramos por litro de alcohol en la sangre”.