La Brigada de Investigación Criminal (BICRIM) de la PDI de Pichilemu, logró esclarecer un robo que afectó a un local de juegos electrónicos al cual le sustrajeron dos millones de pesos en monedas.

El hecho del robo ocurrió en la madrugada del pasado 11 de abril en la comuna de Pichilemu, afectando a un local de juegos electrónicos, donde un sujeto desconocido sustrajo desde las máquinas, $2 millones en monedas de $100, dándose a la fuga en dirección desconocida.

El dueño del local comercial efectuó la respectiva denuncia en la PDI de Pichilemu, donde los Detectives efectuaron las primeras diligencias, entre ellas el trabajo científico técnico en el lugar como la inspección ocular del sitio de suceso, toma de declaraciones, empadronamiento del sector y levantamiento de evidencia como grabaciones de video de seguridad e impresiones dactilares halladas en el lugar, las que fueron remitidas al Laboratorio de Criminalística Regional Rancagua (LACRIM) para su correspondiente pericia.

Seguidamente los Investigadores Policiales procedieron a la revisión de un kardex de antecedentes de individuos que han sido detenidos por delitos similares, logrando obtener información de un sujeto con las mismas características morfológicas que registraron las cámaras de seguridad del local afectado, antecedentes que también fueron remitidos al LACRIM Rancagua para cotejarlas con las impresiones dactilares halladas en el lugar, obteniendo la identidad del imputado desconocido quien resultó ser un hombre de 29 años con antecedentes penales por los delitos de robo en lugar no habitado, robo en lugar habitado, receptación, tráfico en pequeñas cantidades y porte de arma cortante –punzante, quien actualmente está cumpliendo condena en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de Santa Cruz por el delito de robo en lugar no habitado frustrado.

El jefe de la PDI de Pichilemu, comisario Randolph Verdugo, manifestó que “el imputado aprovechando ser conocedor del sector y lugar, ideó la forma de ingresar al local comercial aprovechando la oscuridad y la inexistencia de cámaras de seguridad exteriores, procediendo al descerrajamiento de la reja metálica del acceso principal, y una vez en su interior procedió a romper el contenedor de las monedas de una de las máquinas, sustrayendo 2 millones de pesos en monedas de a cien pesos, siendo este el primer caso esclarecido por la PDI Pichilemu utilizando para ello la ciencia de la criminalística”, agregó el comisario.

Del resultado del esclarecimiento del delito de robo en lugar no habitado y de la identidad del imputado desconocido, se dio cuenta al fiscal jefe de Pichilemu para su posterior formalización.