Una denuncia de negligencia acusaron los padres de una menor de un año de edad, después que esta fuera atendida en el Hospital de Santa Cruz el pasado 18 de julio. Llevaron a su hija de urgencias por un virus sincicial y luego de cinco días, la pequeña abandonó el establecimiento con una quemadura en su pie izquierdo y una herida en su mejilla.

En una entrevista realizada por TVN, la madre de la menor relata que “la vía endovenosa no fue bien instalada y los fuertes medicamentos llegaron directamente a la piel, generando una grave y profunda quemadura en el pie izquierdo”.

En la nota de TVN también se señala que “la pequeña también tenía una profunda cicatriz en su rostro, generada por una mascarilla, la que habría permanecido extremadamente apretada”.

En la misma entrevista, los padres aseguran que “desde lo ocurrido, la pequeña ya no es la misma… no sonríe como antes y la observan triste. Con solo un año de vida, su hija fue sometida a un injerto, que le dejó una nueva cicatriz en su muslo, lugar desde donde obtuvieron la piel para el procedimiento”.

El Hospital de Santa Cruz emitió un comunicado respecto a esta situación donde lamenta lo sucedido y explica que “durante el tratamiento y en el contexto de su complicado estado de salud, se decidió colocar una vía endovenosa en el pie izquierdo. El 22 de julio presentó una extravasación, debido a una infiltración de un antibiótico, lo que ocasionó una quemadura química tipo B”.

El oficio agrega además que “este tipo de situaciones son aisladas, sin embargo pueden ocurrir. Producto de ello y en esta ocasión, los instrumentos cedieron y provocaron la salida de este medicamento”.

El recinto realizó una notificación interna para tomar las medidas pertinentes, con el fin de que estos hechos no vuelvan a ocurrir.