COMPARTIR

Cerca de 25 pequeños productores de la zona colchagüina llegaron este jueves hasta las dependencias de la viña La Posada, específicamente en el Boulevard de la Viña en Santa Cruz, para presentar sus mejores vinos a cuatro jurados internacionales que buscan conocer estas viñas que en el globo no son tan famosas, pero que en actividades como estas pretenden potenciar a estos pequeños empresarios, que intentan destacar en el mercado de este brebaje.

El inglés Alistair Cooper, Master of Wine y redactor de vinos de la prestigiosa revista de su país, Decanter, el periodista Walter Tommasi, editor de vinos en revista de Brasil y las sommeliers brasileñas Daniela Bravin y Cassia Campos, fueron los jurados en esta actividad donde degustaron de los vinos ofrecidos por los productores nacionales y los periodistas tomaron nota para posteriormente redactar artículos del valle de Colchagua en las revistas de sus respectivos países.

Francisco Zúñiga, sommelier chileno radicado en Brasil y organizador del evento, nos comentó cómo se gestó la actividad. “Estamos viajando a un concurso que se va a realizar en Concepción, El Catador Ancestral de Pequeños Productores, y aprovechando el viaje con los periodistas internacionales, los invitamos a Colchagua para que conocieran los pequeños productores de esta zona”.

Zúñiga explicó que la producción de vinos de estos productores es entre mil y 10 mil botellas al año y agregó que “afuera se habla más de las viñas grandes de Colchagua, internacionalmente somos un valle conocidos por las grandes viñas de Apalta, que tiene vinos de altísima calidad y los pequeños han quedado al margen. Entonces la idea es que los pequeños productores se conozcan también y que los periodistas internacionales conocieran el otro lado de Colchagua, donde tenemos diversidad de buenos vinos”, cerró.

En el evento también estuvo presente Eduardo Contreras, coordinador regional de Monumentos Nacionales de Chile, quien destacó el trabajo que se está realizando en la zona como patrimonio cultural de nuestro país. “Colchagua ha demostrado tener la capacidad y la historia suficiente para abordar el concepto del turismo patrimonial que es lo que a nosotros nos interesa para la puesta en valor de nuestra identidad cultural, por eso es que actividades como esta, son un aporte a poder definir y trabajar esta línea para que el mercado de estos productores pueda ser complementado en una puesta en valor patrimonial”, agregó.

Desde INDAP, donde el programa de asistencia técnica para los productores vitivinícolas lleva dos años, su director regional de O’Higgins, Carlos Vergara, expresó que “en esta actividad hemos seleccionado un grupo de 13 productores, donde lo que buscamos es que puedan tener vinos de una mayor calidad, vinos más correctos y más perfectos. Esta es una magnífica oportunidad que tenemos para presentar nuestros vinos a estos importantes jurados, de modo que ellos sepan el nivel que han alcanzado y también reconocer en estos pequeños emprendimientos en que esto le va a dar la mayor diversidad que requiere el valle de Colchagua”.

El grupo red del vino de Santa Cruz, Colchagua Singular, productores bajo el apoyo de INDAP y otros que trabajan totalmente independientes, conformaron los 25 pequeños productores del valle de Colchagua que con esta actividad pretenden que sus vinos también sean reconocidos a nivel local e internacional y demostrar que están a la altura de las grandes viñas que circulan en el mercado mundial.