COMPARTIR

En un acto de solidaridad, la logia Adeodato García Valenzuela de Santa Cruz, recibió este miércoles a un grupo de alumnos de una escuela muy pequeña, situada en la isla Ascensión de la región de Aysén, para disfrutar de una convivencia, mientras siguen recorriendo el país en su gira de estudios.

Casi 27 horas de viaje en barcaza y bus, tuvieron que sortear los 16 alumnos de este colegio y 14 apoderados, liderados por el único profesor y director de la escuela Repollal de Melinka, un pueblo situado en la isla Ascensión en el archipiélago de las Guaitecas de la región de Aysén, para llegar a su objetivo final, que no era Santa Cruz, si no que Rancagua, a un Encuentro Intercultural de Colaboración Educativa, pero gracias a la antropóloga Paula Candia se hizo efectiva esta visita en la comuna colchagüina.

¿Por qué? Paulino Pérez, director y único profesor de esta escuela, nos explica que “a mí escuela llegó Paula a estudiar los conchales milenarios que tenemos en la isla y entonces le conté que iríamos a Rancagua y ella me dijo que su familia es de allá (Santa Cruz) y que nos pusiéramos en contacto para llegar allá. Después pasó el tiempo y ella me dijo que su papá (Felipe Candia) se podía conseguir el comedor de la logia para almorzar, luego le dije que dónde podíamos comprar para comer y ella amablemente me dice que el almuerzo iba por cuenta de la logia”.

Pérez y sus alumnos llevan recaudando los fondos para este viaje durante dos años, donde tuvieron que juntar 7 millones de pesos para que su colegio, conformado de tan solo 16 alumnos entre 6 y 12 años, pudieran conocer lugares que jamás habrían visitado si no es por la gestión de este docente y los proyectos estatales que se ganaron estos niños, por ejemplo, gracias al primer lugar de innovación educativa que conquistaron hace unos años.

Paulino expresó sus agradecimientos hacia la logia por recibirlos este día en lo que será una semana de gira de estudio. “No sé cómo expresar lo agradecido que estamos todos. Lo que decía Pablo Neruda en una publicación… solo decir muchas veces muchas gracias.

Para Vicente Gómez, Venerable Maestro de la logia de Santa Cruz, esta actividad es muy gratificante y reconfortante, y además “cierra nuestro año masónico y mi periodo como Venerable tras dos años en este cargo. Entonces qué mejor que cerrar con esta actividad que por lo demás es la primera recibiendo a la comunidad que no pertenece a la logia”, explicó.