Más de 250 personas de San Fernando, casi 200 de Santa Cruz y centenares más de otras comunas de la provincia de Colchagua, llegaron este martes desde muy temprano al Parque O’Higgins, para presenciar la histórica visita del Santo Padre de la iglesia católica y escuchar la primera misa del Papa Francisco en Chile, denominada la Misa por la Paz y la Justicia.

Distintas Parroquias se organizaron y emprendieron el camino al peregrinaje para llegar algunos casi siete horas antes del comienzo de la homilía, y ser partes de las 400 mil personas que se congregaron en el que los fieles denominaron el templo abierto.

Parte de esas miles de personas que estuvieron en el parque en la santa misa, eran santacruzanos, quienes se movilizaron en dos buses organizados por la comunidad del IRFE y uno por la Parroquia de Santa Cruz, más los vehículos particulares, completando así casi 200 personas que llegaron desde esta comuna. Al día 24 estuvo con alguno de ellos en el Parque O’Higgins y esta es su experiencia:

El Padre René Gaete, Capellán del IRFE y encargado de la pastoral vocacional de la diócesis de Rancagua, viajó con cerca de 140 personas y que según él, las más de siete horas de espera, valieron la pena. “El sentimiento que me dejó fue de mucha esperanza, ver tanta gente degustar el silencio y atención con que se vivió la misa habla de un pueblo con ansias de Dios, que clama por una iglesia más viva y en la calle, como nos llama Francisco. Además, el paso que dio al decir que dan vergüenza los abusos es un llamado a renovar la iglesia y escuchar el clamor de Dios”, finalizó.

El Padre René Gaete.

Otro de los sacerdotes de nuestra zona que tuvo la oportunidad de presenciar la misa que brindó el Papa Francisco en Santiago, fue el Padre Jorge Vásquez, Párroco de la Parroquia Santa Rita de Casia de la comuna de San Fernando y perteneciente a la diócesis de Rancagua. Fue uno de los coordinadores que hicieron que cientos de colchagüinos llegaran a ver al Papa, y nos contó su experiencia. “Viajamos alrededor de 250 personas en cuatro o cinco buses de mi comunidad. Soy de una Parroquia de alta vulnerabilidad, de gente muy humilde, que motivados por este Papa Francisco que es tan cercano y transversal, vinimos a dar testimonio que efectivamente Cristo vive. Esperemos que todos los que estamos aquí, seamos promotores de la paz con signos concretos, reconciliándonos unos a otros y que seamos capaces de hacer justicia”, expresó.

A la izquierda Pachi junto al Padre Jorge Vásquez.

La fiel Carmen Gómez, más conocida como “Pachi”, viajó desde Isla de Yáquil, Santa Cruz, con seis personas, y expresó que “ha sido muy larga la espera pero ha valido la pena. Estamos muy agradecidos de su visita y de la misa que nos brindó”.

Alejandro Olguín, otro santacruzano, tuvo palabras sobre el perdón que realizó el Papa en La Moneda y el esfuerzo realizado para llegar a verlo de cerca. “Llegamos a las tres de la mañana y tuvimos una larga, larga espera, solo tres horas para ingresar al Parque O’Higgins y desde las seis de la mañana que estuvimos esperando la misa. Si bien no existe esa división provocada por la dictadura, hoy en día existen todavía divisiones en lo social, con la iglesia, y en el discurso de su santidad en el Palacio de la Moneda pudimos escuchar la palabra vergüenza y eso da una mirada especial y creíble que venga hacer a nuestro país. Él está poniendo la cara por la iglesia ante los errores en casos de abusos de personas en Chile”, remató.

Alejandro Olguín de polerón azul al centro de la fotografía.

Olguín agregó que “nos hemos encontrado con otras comunidades. Tuvimos la oportunidad de estar con gente de Peralillo, Marchigüe y Talca, así que felices. Esto es una experiencia de vida”.