Es de aquellos hechos horrorosos que cuesta entender, que toca profundamente a las personas, que desata rabia, impotencia; es de aquellas situaciones que hasta son difíciles de comentar, los detalles son brutales. Sophia, una niña de 1 año y 11 meses fue asesinada supuestamente por su padre en la localidad del Alerce, Puerto Montt, este 25 de enero. El informe tanatológico describe quemaduras, seis órganos destruidos y signos de violencia sexual. El crimen es tan brutal que reinstaló en Chile el debate por restituir la pena de muerte y ha movilizado a numerosa población.

Ella es Sophia, asesinada este 25 de enero en Puerto Montt.

El doctor Juan Eduardo Donoso, especialista en medicina de urgencias que atendió a Sophia aquel 25 de enero recuerda que “ni la peor de las películas de terror es tan fuerte como las imágenes que quedaron en las retinas del grupo de personas que intentó devolverle la vida esa tarde”, según su testimonio extenso, publicado en un blog.

Una organización independiente, liderada –entre otros– por Yasna Mancilla y José Beiruth convocaron a una marcha este domingo 4 de enero en Santa Cruz. Recorrido que se inició a las 17 horas desde las afueras de la parroquia, calles 21 de mayo, Almendroza, Rafael Casanova, para culminar en una manifestación en el Odeón de la Plaza de Armas. Más de 400 personas asistentes exigieron justicia para Sophia, y para que nunca más vuelva a ocurrir.

Arriba a la izquierda José Beiruth y Yasna Mancilla.

Yasna Mancilla, una de las organizadoras, acerca del objetivo de esta marcha nos comentó: “Estamos pidiendo básicamente cadenas perpetuas efectivas para los criminales abusadores, violadores, que no existan beneficios para aquellos que vulneren los derechos del niño, menos para los asesinos… hacemos mucho énfasis en las penas efectivas”. También se refirió a lo inusual de este tipo de manifestaciones en esta ciudad: “Si bien Santa Cruz es un pueblo bien bajo perfil en el tema de manifestaciones y de marchas, nosotros igual lo quisimos hacer porque este tema creemos que tocó fondo… impactó mucho, a todo Chile”. José Beiruth, también organizador manifestó que el próximo paso es asistir a una marcha nacional: “Ahora tenemos la marcha del 16 de febrero, donde vamos todos a Santiago a participar y representando a Santa Cruz”.

Manifestación a un costado del Odeón de la Plaza de Armas de Santa Cruz.

El debate ante la pena de muerte

Conversando con Yasna y José, fue inevitable notar que en ningún momento mencionaron que su objetivo era restituir la pena de muerte en el país, eventual debate legislativo que de ser llevado a cabo debe estudiarse sobre un tratado internacional del cual somos partícipes, que nos impediría reponerla. No así lo piensan algunos juristas, como la presidenta (s) de la Corte de Apelaciones de Puerto Montt, Teresa Mora, quien aseguró que es posible la restitución de la pena letal: “Existen tratados internacionales que dicen que no se puede revivir la pena de muerte una vez que ha sido derogada, salvo que exista una disposición dentro del derecho interno que permanezca vigente, y en el caso de Chile, como permanece vigente en el Código de Justicia Militar, se podría restablecer la pena de muerte”, sentenció.

Uno de los tantos carteles presentes en la Plaza de Armas de Santa Cruz.

Sobre esto, el diputado Juan Antonio Coloma comentó que “la jueza comete un error de interpretación. En los delitos en los cuales se ha eliminado la pena de muerte, esta no se puede volver a reponer”. Así mismo piensan Yasna Mancilla y José Beiruth de Santa Cruz, quienes al consultarles sobre esta posibilidad creen que es muy improbable restituirla, Yasna señala: “Yo entiendo y respeto a las personas que la están exigiendo, porque ya el abuso a nuestros niños es demasiado violento, pero legislativamente nosotros pensamos que no va a volver la pena de muerte, es por eso que hacemos mucho énfasis en pedir que las penas sean efectivas, sin beneficios”, ante lo que José remata: “La pena de muerte es como darles un favor”.

Ambos entrevistados también han querido manifestar su agradecimiento a la comunidad por la participación, juntaron 512 firmas en esta actividad, envían además las gracias a la segunda comisaría de Carabineros de Santa Cruz por el apoyo logístico y de seguridad, al equipo de “Pinta Caritas”, “Batucada Santa Cruz” y los disfraces corpóreos, que según ellos pasaron una calurosa tarde, pero valió la pena.