En marzo de 2017 once personas interpusieron una denuncia ante el Servel en contra del actual alcalde de Santa Cruz, William Arévalo, por una serie de infracciones que habría cometido en su última campaña de 2016, por haberse excedido en los $26.075.167 de gasto electoral, cifra que estipula la ley como límite, denuncia que elevaba tal monto a los $139 millones de pesos.

El pasado 23 de octubre tal denuncia fue acogida por el Servel, sin embargo, no en todos los puntos que los denunciantes presentaron, así que tal holgada cifra fue mermada, en tanto las actividades que sí fueron materia de investigación han sido: asesorías jurídicas para mujeres, talleres “Soy Mujer, yo decido”, jornada “Linda por fuera, linda por dentro”, efectuadas en el sector de Paniahue, con fecha 1 de octubre del 2016; acto público en cancha de Millahue de Apalta, del 4 de octubre del 2016; picnic de Paniahue, efectuado el 10 de octubre del 2016, acto público en Parque la Paz, del 12 de octubre del 2016; acto público en sector San José de Apalta, del 13 de octubre del 2016; y cierre de campaña en calle Claudio Cancino del 19 y 20 de octubre del 2016. Con esta información se inició un proceso administrativo sancionatorio sobre Arévalo, que estuvo a cargo de la fiscal de la entidad Karla Herrera Lagunas, investigación que concluyó este 25 de enero de 2018.

Al Día 24 tuvo acceso a la resolución del Servel que sanciona al edil santacruzano con 20 UTM, que señala lo siguiente: “Que el conjunto de pruebas de autos constituyen elementos de convicción que resultan suficientes para estimar fehacientemente que don Gustavo William Arévalo Cornejo, efectuó erogaciones o donaciones en dinero, o en especies, en favor de organizaciones o de personas jurídicas o personas naturales distintas de su cónyuge o parientes, mediante la donación de servicios estéticos y peluquería, asesorías jurídicas, juegos inflables, shows infantiles, comida y presentaciones artísticas, en diversos eventos realizados los días 1, 4, 10, 12, 13 y 19 de octubre de 2016, en la comuna de Santa Cruz, infringiendo lo dispuesto en el artículo 25 del DFL Nº3 de 2017, del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, que fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley Nº19.884, el cual conlleva la aplicación de la sanción dentro del rango que establece el inciso 5º del artículo 29 del DFL Nº3 de 2017, del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, que fija el texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley Nº19.884, esto es, de 5 a 50 UTM”.

Finalmente el texto resuelve: “Aplíquese (…) una multa total a beneficio fiscal de 20 UTM”, lo que equivale a $946.020 pesos. Una vez conocida esta sanción, Al Día 24 ha tratado por varios medios contactar al alcalde William Arévalo, sin embargo parece no querer hablar de este tema, ya que no contesta su correo electrónico, tampoco las preguntas que le hemos hecho llegar a su Facebook personal vía inbox, también lo hemos intentado contactar por medio de sus asesores, pero el departamento de comunicaciones de la Municipalidad de Santa Cruz ha dicho que no se van a referir a este tema, ya que lo consideran un tema personal del alcalde, y tampoco nos han ayudado con las gestiones para poder conversar con él sobre esto, así que no sabemos si el alcalde pagó la multa, habrá apelado… una serie de preguntas sin contestar que le hicimos llegar por muchas vías y que jamás fueron respondidas.

Roberto Rojas, concejal de la comuna y además uno de los denunciantes, sobre esta resolución y sanción piensa que: “Mientras se aplique la norma establecida para aquella irregularidad es justo”. En tanto Jorge Alarcón, ex contendor de Arévalo en la última elección municipal, patrocinador también de esta denuncia, no está tan conforme y ha señalado que apeló: “Existe un plazo y forma para reclamación, que ya presenté, luego el subdirector emite una resolución con visación de esta reclamación, dándola por aprobada o rechazada. En caso de ser aprobada, la investigación se reabre y se genera un segundo veredicto, en caso de ser rechazado, pasa esto a manos del director del SERVEL, quien en el plazo de diez días hábiles puede aprobar o rechazar lo indicado por el subdirector. De ser rechazado, vuelve todo a fojas cero, de ser aprobado va al TRICEL, quien emitirá en un período de cinco días hábiles un fallo, que es inapelable”. Jorge Alarcón parece dispuesto a insistir con la denuncia original, no está conforme con el resultado.

Para mayor transparencia compartimos este enlace, donde podrá bajar el documento original que el Servel nos ha hecho llegar a Al Día 24 ante la solicitud de información, y que detalla toda la investigación que se llevó a cabo, así como la resolución en contra de Arévalo.