La diputada Virginia Troncoso.

No muy buenos han sido estos dos últimos días para la diputada UDI por el distrito 16 de la región de O’Higgins, Virginia Troncoso, envuelta en una denuncia en su contra por presunto tráfico de influencias. Y es que no es la primera vez que la ex alcaldesa de San Vicente de Tagua-Tagua es vinculada a acusaciones de orden judicial.

Esta vez fue la denuncia que efectuó la fiscalía de Rancagua en su contra por tráfico de influencias, que explica que Troncoso habría intervenido a favor de una asesora detenida por el delito de hurto. Resulta que un hombre habría realizado una llamada en representación de la diputada, solicitando al celular privado del fiscal jefe de la Fiscalía Local de Rancagua, que la asesora no pasara a control de detención y quedara en libertad.

La diputada que representa todas las comunas de la provincia de Colchagua, cuatro de Cachapoal y seis de Cardenal Caro, se defendió y señaló que “jamás he realizado gestión alguna ni personal ni por interpósita persona para realizar gestiones en favor de alguien que pudo o pueda verse involucrado en situaciones que revistan carácter de delito”.

Pero no es primera vez que Troncoso se ve envuelta en una polémica, y es que en 2013, un año después que dejara la alcaldía, fue formalizada por el delito de malversación, a raíz de pagos irregulares de bonos realizados a 23 funcionarios del municipio que ascendían a un total de 4 millones 410 mil pesos. En esa oportunidad la ex edil reconoció los hechos que se le imputaron.