Los presbíteros Óscar Zúñiga de Las Cabras, Luis Rubio de Paredones, el capellán del Instituto San Fernando, Robinson Piña, como también Héctor Fuentes de Peumo, son algunos de los nombres que hemos podido confirmar por fuentes extraoficiales como los “suspendidos” ante las medidas que el Obispado de Rancagua ha tomado tras la investigación que se lleva a cabo por supuestos abusos y conductas impropias de un grupo de sacerdotes que hemos conocido como “la cofradía” gracias a una investigación periodística revelada por Canal 13; reportaje que pueden revisar en este enlace.

El presbítero Héctor Fuentes de Peumo, por años profesor y sacerdote del IRFE de Santa Cruz.
La autoridad eclesial ha emitido el siguiente comunicado respecto a estos hechos.

El Obispado de Rancagua informa a la comunidad ante los últimos acontecimientos dados a conocer por los medios de comunicación:

1. Se ha realizado una reunión con todos los sacerdotes diocesanos de la Diócesis de la Santa Cruz de Rancagua para dar a conocer la situación que se está viviendo y las medidas que se van a adoptar.

2. Queremos señalar que el programa de televisión ha aportado antecedentes que el Obispado de Rancagua no tenía, acogiéndose estos en los procesos que se seguirán. Las medidas que se adopten tendrán relación a los distintos tipos de delitos que podrían existir como:
A) Contra del ejercicio del ministerio sacerdotal, cuya competencia de investigación es del Obispo.
B) Contra el Sexto Mandamiento (con personas mayores de edad), cuya competencia de investigación es del Obispo.
C) Contra el Sexto Mandamiento (con menores de edad), cuya competencia de investigación es de la Santa Sede (Doctrina de la Fe) .

3. Reiteramos que hemos hecho una denuncia a la Fiscalía y en pro del desarrollo de esa investigación consideramos que no nos corresponde entregar públicamente los nombres de las personas involucradas.

4. En el aspecto canónico ya se mandaron antecedentes pertinentes a la situación del párroco de Paredones a la Santa Sede.

5. Hacemos un llamado a quienes tengan información sobre hechos que no se condicen con la fidelidad al sacerdocio, que los den a conocer a las instancias respectivas de la Iglesia. En la Diócesis de Rancagua los pueden aportar al mail pcavour@iglesia.cl o prevenirabusos.rancagua@iglesia.cl.

6. Con relación al reportaje de Canal 13 donde da testimonio Luis Rubio González, queremos precisar que desde 2013, desde que se toma conocimiento de la denuncia que hay en su contra, no ejerce ninguna función ministerial en la Iglesia. Además, a raíz de esto él presentó la solicitud de dimisión al diaconado, estando pendiente la respuesta de la Santa Sede.

7. Lamentamos profundamente cualquier acto o situación que atente contra los valores y principios que sustentan a nuestra Iglesia Católica y queremos manifestar nuestra solidaridad con las víctimas y sus comunidades pastorales que se han visto afectadas por esta situación.

8. Queremos expresar nuestra cercanía con las comunidades cuyos párrocos han sido restringidos de su ministerio. A ellos queremos señalarles que todo lo referente a la atención pastoral y sacramental les será informado oportunamente.

9. Animamos con esperanza a todas las comunidades cristianas en la certeza de que “para los que aman a Dios todo concurre al bien” (San Pablo). Creemos que esta crisis es una oportunidad de crecimiento para nuestra Iglesia diocesana.

Su propio terremoto vive la Iglesia en la Diócesis de Rancagua ante estos graves hechos que incluso tuvieron repercusión en La Moneda, la ministra vocera de gobierno, Cecilia Pérez, señaló que estas situaciones son de “máxima gravedad (…), sobre todo por el voto de confianza que existe en la relación de un feligrés justamente con el sacerdote o con su obispo”.

El llamado de la Iglesia es a denunciar, tal como hemos leído en el punto seis de su comunicado, y recordemos que –exceptuando al suspendido párroco de Paredones– no hemos obtenido declaración del resto de sacerdotes suspendidos aceptando los hechos por los cuales serán investigados, ni tampoco conocemos la identidad de todos, aún.