Inicio Agricultura INIA entrega recomendaciones ante heladas que afectan la zona

INIA entrega recomendaciones ante heladas que afectan la zona

Tras las bajas temperaturas que están afectando la zona y en especial al sector agrícola, tomar medidas permitirá mitigar los efectos negativos en especies más sensibles tales como paltos, cítricos y algunas hortalizas, ante un eventual ingreso de masa de aire frío para la zona central como está pronosticado.

El nivel de daño, entre otros factores, estará en función de la intensidad del evento, la vulnerabilidad de la especie o variedad y del estado fenológico en que se encuentre el cultivo.

Por otro lado, de las especies frutales más sensibles a las a las bajas temperaturas, en la Región de O’Higgins, son el palto, olivos, limonero, naranjo y mandarino. Sin embargo  durante el mes de junio los frutales en su mayoría se encuentran en periodo de receso, por lo que los cultivos anuales son los que se ven más afectados con las bajas temperaturas.

Ante esta situación, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA, perteneciente al Ministerio de Agricultura, hace las siguientes recomendaciones a los agricultores:

  • Junto con estar atentos a las alertas meteorológicas, realizar un manejo de la humedad ambiental durante los instantes de temperaturas bajo cero, ya sea, en el suelo por riego o en la vegetación al mojar el follaje por aspersión.
  • Hacer un monitoreo diario de las temperaturas mínimas que se registran al atardecer, empleando estaciones meteorológicas disponibles, como las estaciones de la red www.agroclima.clwww.agromet.inia.cl.
  • Cuando las temperaturas a la hora de la puesta del sol se aproximan a 1 ó 2 ºC, lo más probable es que el enfriamiento normal que ocurre durante la noche provoque una helada al amanecer.
  • El monitoreo diario de este ciclo permite ajustar la metodología en cada caso y tener un sistema de alarma temprana, para saber si conviene activar alguna estrategia de emisión de calor mediante combustión, para movimiento del aire mediante hélices, o bien para poner barreras térmicas tales como el uso del agua, que al mantener mojadas las hojas permite la formación de una capa de hielo que evita que la temperatura baje de 0 ºC al interior de las hojas, en este caso basta la formación de una delgada capa de hielo y no es recomendable la aplicación de grandes volúmenes de agua que pueden causar que se quiebren las ramas cargadas con fruta.
  • Realizar podas tardías para retardar la brotación y disminuir los riesgos de quedar expuestos a heladas. Podar dejando cargadores largos para que el daño de heladas se concentre en las yemas que brotan hacia la punta de las ramas y posibilitar la brotación de yemas principales ubicadas más cerca de la madera antigua.

En el largo y mediano plazo, se recomienda la selección de cultivos con resistencia a las bajas temperaturas, analizar las temperaturas mínimas históricas de la localidad para la selección del cultivo o variedad, ubicar los cultivos en posiciones de baja probabilidad de heladas, invertir en la medida de lo posible en sistemas de calefacción, movimiento de aire, cobertores, entre otros. Como también en sistemas de control de heladas basados en la aplicación de agua de riego, usar invernaderos y/o túneles para controlar la pérdida de energía.