Inicio Opinión Opinión; Partido Comunista Comunal de Santa Cruz

Opinión; Partido Comunista Comunal de Santa Cruz

El 4 de Junio de 1912, hace 106 años, en la ciudad de Iquique en las oficinas del periódico “El Despertar de los Trabajadores”, fue fundado por el obrero tipógrafo Luis Emilio Recabarren, y un grupo de trabajadores de las salitreras, el Partido Comunista de Chile.

Al alero de este partido se han escrito parte importante de las luchas de los trabajadores, por alcanzar una mayor dignidad en sus vidas. Desde sus filas, el movimiento popular se ha nutrido de dirigentes sociales, sindicales y políticos de singular disposición, probidad y consecuencia. Pero también los espacios de la cultura han conocido el aporte de nuestros militantes, conocidos son Neruda, Violeta, Víctor Jara y muchos otros.

Apoyamos con “serena firmeza y viril energía” el gobierno popular del presidente Salvador Allende, en su empeño de construir una patria más digna y justa, y ante su caída nos dedicamos a acerar la ternura, a fortalecer en las calles, plazas, poblaciones y campos de todo Chile, la lucha popular por recuperar la democracia, y derrotar la dictadura cívico-militar, que ensangrentó la historia de nuestro pueblo y las de este partido.

Más de 500 militantes asesinados y cientos de otros torturados o perseguidos por la maquinaria asesina, que defendía las “granjerías y privilegios” de una clase social, que se enriquecía a costa de empobrecer cada día más, a los más humildes trabajadores. Más de 500 héroes populares que entregaron su vida por la causa de los pobres y oprimidos, salieron de nuestras filas y enfrentaron con decencia, sencillez y orgullo, al miedo y la cobardía de los dueños del poder.

En estos parajes Colchagüinos, el trabajo silencioso y firme de los comunistas, también alentó la lucha colectiva de un país que encabritado, buscaba deshacerse de la montura atroz de aquella dictadura. Desde todos los pueblos del valle, surgió la voluntad y el trabajo de hombres y mujeres de esta tierra, que aportaron a riesgo de sus propias vidas el aliento necesario para el impulso final.

Honramos su memoria enarbolando nuestras banderas por sus nombres y conciencias, ante los cuales prometemos,  continuar la búsqueda de la felicidad del ser humano, la construcción de un gobierno de características nacionales, donde la igualdad y equidad de derechos sea plena, donde el hombre, la mujer, la niñez y la tercera edad, constituyan el centro de preocupación del Estado.

Hoy día, nos queremos dirigir al pueblo de Santa cruz y sus alrededores, a sus habitantes y organizaciones, para manifestarles de manera clara y sencilla, nuestra preocupación por lo que juzgamos amenazas directas a los avances logrados con los gobiernos democráticos, posteriores a la dictadura.

La campaña mediática, que desde antes de las elecciones buscó deslegitimar los intentos de reformar el sistema educacional, tributario y previsional, apuntaba a generar las bases, para lograr la elección del actual presidente, y desde allí iniciar el desmantelamiento de todos los cambios que beneficiaran a los sectores populares y de los trabajadores.

Como muestra podemos señalar que  pocos días atrás, se presentaban en el parlamento proyectos de ley que pretenden ampliar las posibilidades para los grandes empresarios, facilitando el despido y eliminando el pago de años de servicio.

Es por esto que hacemos un llamado a todas las fuerzas políticas y sociales, a cada habitante de nuestra tierra a mancomunar esfuerzos con el fin de no permitir, que nuestro pueblo asista engañado al festival mediático, con que seguramente nuestros adversarios políticos buscaran distraerlos de tan graves agresiones a su bienestar y futuro.

Creemos firmemente que las reformas impulsadas por la presidenta Michelle Bachelet, deben ser defendidas y profundizadas.

Llamamos respetuosamente a los que conforman el mundo progresista de Santa Cruz y sus alrededores, a articular nuestros empeños en función de lo que creemos une nuestras convicciones democráticas.

Para nosotros, las tareas de hoy están dadas por las acciones que ya emprendió nuestro pueblo y cuya ampliación y triunfo, requieren de nuestro decidido y generoso apoyo.

Estas luchas son:

  • La lucha de la mujer chilena por sus derechos;
  • La educación gratuita Universal y de Calidad y las luchas de los estudiantes;
  • El fortalecimiento de la salud pública.
  • La confrontación a los intentos de la derecha por precarizar el empleo mediante lo que ellos llaman flexibilización laboral, que busca terminar con el fuero sindical, con el fuero maternal, con el derecho a indemnización por años de servicio y seguro de cesantía;
  • La profundización de los esfuerzos en función de lograr No más AFP;
  • La condena fuerte y clara a la justicia Chilena, que persigue con  celosa eficiencia a los pobres, pero que actúa obsecuentemente, cuando quienes roban, defraudan o delinquen son los privilegiados de siempre; llámense políticos, empresarios o uniformados de alto rango;
  • La militarización de la Araucanía y la represión al Pueblo Mapuche.
  • Y otras de igual importancia.

Denunciamos los intentos del gobierno por retrotraer la historia; convocamos y aceptamos ser convocados por un esfuerzo unitario generoso y transparente, porque tenemos la fuerte convicción que solo un pueblo democrático, organizado y consciente, es el que puede detener esta historia oprobiosa que nos quieren  imponer por la vía de la ignorancia y la indolencia.

A unir nuestras fuerzas para construir una patria buena para todos.

A encontrarnos en las plazas y calles, allí donde vive nuestra razón y nuestro corazón.

Partido Comunista de Chile, comunal Santa Cruz.