El padre Héctor Fuentes en la Capilla del IRFE.

En medio de las indagaciones del Ministerio Público contra miembros de la Iglesia Católica, por acusaciones de abusos sexuales, los sacerdotes Héctor Fuentes y Freddy Gorigoitía, de Peumo y El Manzano respectivamente, renunciaron a su diócesis este sábado.

Ambos son investigados en la causa que dirige el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, aunque en la misma aún no hay formalizados. Si bien tanto Fuentes como Gorigoitía estaban suspendidos de sus funciones, la renuncia recién se hizo efectiva el fin de semana y ahora se espera respuesta de la Santa Sede, que debe formalizar la desvinculación.

Por otro lado, aunque en el marco de las indagatorias, el Fiscal Nacional Jorge Abbott solicitó a la “Santa Sede” la remisión del informe del arzobispo Charles Scicluna.