El Servicio Agrícola y Ganadero del Ministerio de Agricultura entrega recomendaciones a consumidores.

En San Vicente, y acompañados por el Secretario Regional Ministerial de Agricultura, Joaquín Arriagada, y del Director Regional (s) del organismo, Rodrigo Barra, funcionarios del SAG fiscalizaron carnicerías y supermercados de dicha ciudad para verificar el cumplimiento de la Ley de la Carne.

“En este periodo intensificamos esta fiscalización. De todas formas, esta actividad se realiza durante todo el año pero, por la alta demanda de carne en estas fechas, se aumenta en Fiestas Patrias. Hemos fiscalizado cadenas de carnicerías y supermercados, verificando el origen conocido del producto y la forma en que se dispone para la venta, entre diversos aspectos”, manifestó Rodrigo Barra, director regional (s) del SAG.

“Hemos acompañado al SAG en esta fiscalización que en una de las actividades que hemos identificado en estas fechas que son de interés para la población. Por lo mismo, el llamado a todos es a comprar carne en lugares establecidos. De esta forma les aseguran a sus familias que la celebración va a ser con una carne que cumple la normativa legal vigente y que no le va a provocar ningún tipo de problemas al consumirla”, sostuvo Joaquín Arriagada, Seremi del agro regional.

¿Qué debe informar la vitrina? 

En la góndola de venta se debe exhibir claramente el nombre del corte, la categoría, V, C, U, N, O. “Las personas deben fijarse no solo en el nombre comercial de la carne, sino que en la etiqueta aparezca el nombre del corte. Por ejemplo, hay muchas personas que ven ‘Asado Americano’ en la etiqueta, pero este es un nombre de fantasía. En la misma etiqueta se debiera notar el nombre de los tipos de cortes, que para el caso del ejemplo es huachalomo con sobrecostilla. Además se debe hacer mención a la categoría, la fecha de faenamiento, la procedencia y otros datos exigidos por trazabilidad”, sostuvo Rodrigo Barra.

El directivo indicó, a su vez, que “el SAG exige que en los lugares de venta esté exhibido el nombre del corte, la categoría y que, documentalmente, a través de guías o facturas, esté acreditada la legitima procedencia de la carne”.

Es por ello que la autoridad recalcó que las personas deben “comprar solo en lugares establecidos. Comprar en otro lugar puede hacernos cómplices del delito de abigeato que, lamentablemente, sufre un fuerte incremento en estas fechas”, sostuvo.

Fiscalización en los centros de faenamiento

La verificación de la utilización del formulario de movimiento animal, herramienta que da cuenta de la trazabilidad del ganado bovino y, a su vez, corrobora su origen conocido, es una de las actividades centrales que el SAG realiza en ferias y centros de faenamiento. Además, en estos últimos lugares, se constata permanentemente el cumplimiento de las medidas sanitarias y de bienestar animal relacionadas con el faenamiento de carnes frescas para consumo nacional.

La Ley de Carnes entró en vigencia en enero del año 1994. Establece el sistema obligatorio de clasificación de ganado, tipificación y nomenclatura de sus carnes y regula el funcionamiento de mataderos, frigoríficos y establecimientos de la industria de la carne. Posteriormente, en junio de 2009, se firmó la modificación, Ley N° 20.358, que establece, además, el sistema de trazabilidad del ganado y de la carne.

Esta Ley establece que corresponde al Servicio Agrícola y Ganadero fiscalizar y controlar las actividades reguladas por este cuerpo legal. Para ello, funcionarios especializados del SAG realizan dichas actividades en el ámbito nacional y también en el internacional, ya que las carnes importadas deben cumplir los mismos requisitos que las nacionales.