Inicio Policía y tribunales Imputado por homicidio de concejal Tulio Rojas quedó en prisión preventiva

Imputado por homicidio de concejal Tulio Rojas quedó en prisión preventiva

El sujeto, de 26 años, fue formalizado este martes, en el Juzgado de Garantía de Peumo.

Prisión preventiva y un plazo de investigación de 120 días fue el resultado de la formalización de Franco Arriaza, joven de 26 años y principal sospechoso del homicidio del concejal Tulio Rojas, quien fue encontrado muerto la semana pasada en Pichidegua.

El fiscal a cargo de la investigación, Claudio Riobó detalló – una vez finalizada la formalización – las principales pruebas que apuntan a la culpabilidad del individuo. Relato de testigos protegidos y que el propio concejal escribiera el nombre del sospechoso antes de fallecer, son los puntos fuertes de la fiscalía.

Además, según explicó Riobó, existió un «cruce de llamados en las horas previas al hecho«, y hay testigos que posicionaron al imputado el día, la hora y en el lugar del homicidio.

«El día de ayer, a última hora, se logró recuperar el anillo sustraído al concejal, que estaba en manos de un imputado -detenido por receptación-, quien renunció a su derecho a guardar silencio y declaró que el anillo había sido vendido, en la suma de 100 mil pesos, por parte de este imputado (F.A.L.)», manifestó el fiscal a lo medios de comunicación.

Por último, destacó que todavía no han podido determinar el móvil del crimen, pero que sí hay convicción de que «existía una relación de confianza entre ellos (Rojas y el imputado), que se conocían previamente, se habían juntado intencionalmente ese día, a esa hora y en ese lugar, pero qué ocurrió en ese minuto exacto, todavía no lo hemos podido determinar».

En tanto, el abogado defensor, Gonzalo Silva, insistió en la inocencia del imputado, asegurando que «mi representado señala no conocer a la víctima, que no tiene nada que ver con este lamentable suceso», cuestionando además la credibilidad de los testigos protegidos.

De ser declarado culpable, Arriaza arriesga una pena que va desde 15 años y un día hasta presidio perpetuo calificado.