Inicio Policía y tribunales Condenan a 10 años y un día de presidio a autores de...

Condenan a 10 años y un día de presidio a autores de tráfico ilícito de drogas

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Rancagua condenó a Simón Alfredo
Mora Armijo y Mauricio Hernán Carreño Muñoz a las penas efectivas de 10 años y un día de presidio, en calidad de autores del delito consumado de tráfico ilícito de drogas. Ilícito perpetrado en febrero del año pasado, en Rancagua.

En fallo unánime, el tribunal aplicó, además, a Mora Armijo y Carreño
Muñoz las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras duren las condenas.

En la causa, el tribunal  condenó también a:

-Manuel Alejandro Boza Gálvez y Rodrigo Eli Díaz Arredondo a 5 años y un día de presidio, mas accesorias legales y el pago de una  multa de 40 UTM, como autor del delito de tráfico ilícito de drogas, en la modalidad de
sustracción.

-Wilfredo Andrés Ramírez Urra a 3 años y un día de presidio, como autor del delito de tenencia ilegal de arma de fuego; y 541 días de presidio, accesoria de suspensión de cargo u oficio público durante el tiempo de la condena; y el pago de multa de 10 UTM, como autor del delito de
tráfico ilícito de drogas en pequeñas cantidades.

-Sebastián Enrique Mazuelo Venegas, deberá purgar dos penas de 541 de
presidio, accesoria de suspensión de cargo u oficio público durante el
tiempo de la condena y el pago de una multa de 10 UTM, como autor del delito de tráfico ilícito de drogas en pequeñas cantidades y tenencia ilegal de municiones.


Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma
de muestras biológicas de los sentenciados por tráfico ilícito de drogas
para determinar sus respectivas huellas genéticas e inclusión en el registro
nacional de ADN de condenados.

Asimismo, se decretó la destrucción de toda la droga incautada y el comiso
de las armas, municiones y placa de la Policía de Investigaciones con su
respectiva tarjeta de identificación policial.


El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que el 12
de enero de 2016, a raíz de una denuncia, se inicia una investigación por
parte de la PDI, relacionada con una familia que se dedicaba al tráfico de
drogas, siendo uno de sus miembros Mauricio Carreño Muñoz. Durante el
proceso investigativo y habiéndose utilizado como principal técnica de
indagación las escuchas telefónicas, se logra determinar que los sujetos
cambian su forma de actuar, dedicándose ahora a la sustracción violenta de
drogas.