Inicio Policía y tribunales 3 años de presidio para «vidente» que estafó a campesinos en Pumanque...

3 años de presidio para «vidente» que estafó a campesinos en Pumanque y Chimbarongo

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santa Cruz condenó a Beimar Marín Villa a 3 años de presidio y al pago a beneficio fiscal de una multa de 15 UTM (unidades tributarias mensuales), en calidad de autor del delito consumado de estafa.

El ciudadano colombiano perpetró los ilícitos en noviembre de 2016, en las comunas de Pumanque y Chimbarongo, lo que le valió incluso ser protagonista de uno de los episodios del programa «En su Propia Trampa», de Canal 13.

Asimismo, el tribunal acogió la demanda civil de indemnización de perjuicios interpuesta, condenando a Marín Villa a pagar a las víctimas $5.000.000 y $4.000.000 de pesos, más los intereses y reajustes correspondientes, respectivamente.

El acusado se autodenominaba «asesor energético» y vidente, prometiedno solucionar todo tipo de enfermedades e incluso ayudar a salir de las deudas, siempre por un pago de altas sumas de dinero.

En uno de los casos de estafa, Marín «trató» a Luis Orlando Pérez Lizama, por su adicción al alcohol, con diversas «pócimas», tratamiento por el cual la víctima le pagó la suma aproximada de $2.450.000.

Pero no fue en lo único que lo enganó. Junto a su pareja, Carmen Gloria León, Pérez Lizama también cayó en otra trampa: El condenado les señaló que en su propiedad había una gran fortuna, ya que había oro enterrado, y para hacerlo brotar tenía que hacer un ritual, para lo que le pidió que comprara 80 gramos de oro. Así las cosas, Carmen León compró en la Joyería Arenas de Santa Cruz 80 gramos de oro de 18 quilates en la suma de $1.680.000, a objeto de realizar el «ritual». Días después se reunieron en él y siendo alrededor de las 03:00 horas de la madrugada, el acusado le pidió a la víctima y a su pareja que cavaran un hoyo de 40 a 50 centímetros para enterrar el oro.

«Luego les dijo que el oro estaba enterrado a 22 metros de profundidad y brotaría en el mes de enero de 2017. Pasado el tiempo esto no sucedió y al encarar al acusado les manifestó que no había resultado ya que la pareja de la víctima, el señor Pérez Lizama, había seguido tomando y además había comentado con algunas personas lo del oro. Luego el acusado le señaló que para retomar el objetivo debía enterrar 40 gramos más, repitiendo nuevamente el ritual. Así las cosas, la víctima entregó al acusado oro adquirido en la suma total de $2.575.000, obteniéndolo el Marín Villa mediante engaño, induciendo a la víctima a un error, provocando que esta le entregara el oro al acusado y generándole un perjuicio de $2.575.000».