Inicio Región Ministro de Agricultura impulsa recuperación de bosques quemados en O’Higgins

Ministro de Agricultura impulsa recuperación de bosques quemados en O’Higgins

Para apoyar a los pequeños y medianos propietarios de predios forestales y comunidades indígenas de las regiones de O’Higgins, Maule, Ñuble y Biobío, afectados por los mega incendios del año 2017, el Ministro de Agricultura, Antonio Walker, dio un nuevo impulso al restablecimiento de la superficie dañada por el fuego, a través del Programa de Recuperación Productiva “Bosques Quemados” de CONAF.

El Secretario de Estado, junto al director ejecutivo de CONAF, José Manuel Rebolledo, realizó una gira por las regiones de Maule y O’Higgins para conocer en terreno la situación. Así fue como llegó este fin de semana a la comuna de Lolol, en compañía del SEREMI de agricultura de O’Higgins, Joaquín Arriagada y el director regional de CONAF, Marcelo Cerda.

Las autoridades se trasladaron hasta el fundo Rucahue, predio de la señora María Luisa Quiroga, donde participaron de una plantación y compartieron con los beneficiarios del programa de recuperación productiva del sector.

El ministro Walker selló además la firma de un convenio de colaboración entre la Corporación Nacional Forestal y la Corporación Chilena de la Madera, suscrito por el director ejecutivo de CONAF, José Manuel Rebolledo, y por el presidente de CORMA, Juan José Ugarte, quien estuvo representado por el presidente regional de CORMA Maule, Leonardo Vergara, frente a los beneficiarios del Programa “Bosques Quemados”.

Esta alianza pública-privada, que se extenderá durante los próximos tres años con renovación, tiene como norte trabajar para y con los pequeños propietarios damnificados por los incendios forestales, para lo cual CORMA se ha comprometido a entregar a CONAF la cantidad de cuatro millones de plantas para el restablecimiento productivo y ambiental de los predios, hasta el 2022. Es así como este año se distribuirán 300 mil árboles, de los cuales 250 mil serán exóticos y 50 mil nativos.

Al respecto, el ministro Walker sostuvo que “queremos apoyar el desarrollo del sector forestal afectado por los últimos incendios forestales, por eso el programa de Reforestación Bosques Quemados tiene el objetivo recuperar aquellas superficies afectadas a partir del año 2017, entre las regiones de O´Higgins, Maule, Ñuble y Biobío, con énfasis en predios pertenecientes a pequeños y medianos propietarios y comunidades indígenas. Además, vamos a firmar un convenio entre CONAF y CORMA para desarrollar un trabajo en conjunto en beneficio de los pequeños y medianos propietarios forestales afectados por los incendios”.

El Programa de Recuperación Productiva “Bosques Quemados” se encuentra inserto en el compromiso de Chile con la comunidad internacional en cuanto a disminuir los gases efecto invernadero con la captura de carbono. Para ello, la meta nacional al 2020 es restaurar 500.000 hectáreas de suelos degradados (400.000 ha de suelos agrícolas degradados y 100.00 ha de bosques nativos degradados a nivel nacional), proceso en el que está incluida la afectación de los incendios forestales.

El director ejecutivo de CONAF, José Manuel Rebolledo, indicó que “en la Región del Maule, durante el año 2018, se ejecutaron actividades de recuperación en 708 hectáreas, apoyando directamente a 171 propietarios; mientras que en la Región de O’Higgins se recuperaron 1.165 hectáreas, con una asistencia a 94 pequeños y medianos propietarios forestales».

Incendios forestales

Chile registró durante el período 2016-2017 una de las más severas temporadas de incendios forestales, con mega eventos que llegaron a afectar casi 600 mil hectáreas, concentrándose de manera mayoritaria el daño en las regiones de O’Higgins, Maule, Ñuble y Biobío, con 477.508 hectáreas quemadas (un 84% del total), de las cuales 270.000 correspondieron a áreas con presencia de plantaciones, principalmente de pequeños y medianos propietarios.

En dicha ocasión, la Región del Maule sufrió la afectación de 252.556 hectáreas en total, de las cuales 48.206 hectáreas fueron bosques de pequeños y medianos propietarios. En tanto que la Región de O’Higgins registró 105.542 hectáreas dañadas, siendo 26.665 hectáreas de bosques de pequeños y medianos propietarios.

Por último, de las 477.508 hectáreas afectadas entre las regiones de O´Higgins y Biobío, 341.516 hectáreas fueron de superficie forestal, distribuidas en 274.149 hectáreas de plantaciones y 67.368 de bosques nativos.