Inicio Región Las claves del crimen del joven scout en San Vicente

Las claves del crimen del joven scout en San Vicente

La muerte del joven Tomás Acevedo, de 17 años, ha consternado a la comuna de San Vicente de Taguatagua. El cuerpo del estudiante y scout fue encontrado el sábado 27 de julio en un sector eriazo en cercanías del Puente Zamorano, con más de 200 puñaladas.

“Jamás habíamos visto un homicidio con tanto ensañamiento”, dijo un detective a Radio Biobío sobre el crimen. El comisario de la Brigada de Homicidios (BH) de la Policía de Investigaciones (PDI) de Rancagua, Juan Reyes, agregó al mismo medio que pese a llevar 23 años trabajando en la institución, este es “de los casos más impactantes” que le tocó ver en su carrera.

Menos de una semana después de encontrado el cadaver, comenzaron a salir a la luz los resultados de la investigación. La policía investigó una llamada que Tomás recibió poco antes de desaparecer. “Esa llamada inmediatamente nos hizo sospechar que (…) la hizo una persona que estaba vinculada directamente con el homicidio”, dijo el detective Reyes.

Se llegó a la conclusión que tras una reunión con su grupo de scout, el joven concurrió a encontrarse con una menor de 15 años, de iniciales F.S.M, quien además era su amiga. La menor lo había citado en ese apartado lugar para reunirse a escondidas, presuntamente para sostener un encuentro sentimental.

Tomás Acevedo.

Cuando Tomás llegó al encuentro, caminaron por un sendero ubicado a la orilla del estero Zambrano hasta un sector eriazo, allí el joven fue atacado por sorpresa por Ulises Labrín Garrido, de 23 años y quienes era pololo de la quinceañera.

La policía asegura que el homicidio no fue improvisado, que hubo preparación. Entre otras cosas, porque el autor material utilizó guantes quirúrgicos para cometer el crimen, posteriormente se cambió ropa y robó el celular de la víctima para evitar dejar evidencia, informa Radio Biobío.

El caso se puso aún más increíble, porque antes de deterner a estos dos implicados, la joven acudió -muy afectada- al funeral de Tomás, e incluso dio declaraciones a la prensa. “Una persona que siempre te apoyaba, que si te podía dar un consejo siempre estaba ahí… un abrazo o algo así. Un hermano scout… compañero de enseñanza media y de colegio”, dijo la adolescente a TVN.

Quizás, a joven quería despejar dudas sobre ella, pero no contaba con que la policía tenía el registro de la llamada que le hizo al joven antes de desaparecer.

Cinco días después de la muerte de Tomás, la imputada y su madre (dueña del teléfono) participaron de una entrevista masiva que convocó la Fiscalía. Allí, la menor reconoció ser quien utilizaba el número que realizó la llamada.

Al día siguiente, fue detenida en el colegio donde estudiaba, luego que su madre alertara a la PDI que había confesado. Ante eso, la menor sindicó como responsable material del asesinato a su pololo, quien horas después fue detenido en Buin.

Tras realizar audiencia de formalización, ambos quedaron en prisión preventiva, aunque ella en un centro del Sename.

Con respecto a las teorías sobre qué originó el homicidio, una dice relación con que la joven le habría dicho a su pololo que había sido abusada por Tomás, ante lo que planificaron el ataque. Sin embargo, en la formalización la joven dijo que no había sido abusada.

La segunda teoría, según la defensa de la menor, es que la joven fue «utilizada» por Ulises y que sería él quien planeó el crimen.