Inicio Salud y medioambiente Subdere y Conaf realizan campaña para proteger a la fauna silvestre

Subdere y Conaf realizan campaña para proteger a la fauna silvestre

La presencia de mascotas y animales domésticos en las cercanías o al interior de los parques nacionales, reservas nacionales y monumentos naturales es una de las cuatro principales amenazas para la biodiversidad que existe en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (Snaspe).

Actualmente el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (Snaspe), que administra Corporación Nacional Forestal, está compuesto por 105 unidades, de las cuales 41 son parques nacionales, 46 reservas nacionales y 18 monumentos naturales, abarcando una superficie de 18.616.766 hectáreas, lo que se traduce en el 21% del territorio nacional.

Estos lugares están en constante peligro producto de los incendios forestales, presencia de ganado y de especies exóticas invasoras, tales como visones y castores, entre otros, pero el mayor daño es causado por la presencia de mascotas y animales domésticos en sus cercanías o al interior de los mismos. Esta razón, es considerada una de las cuatro principales amenazas para la biodiversidad del Snaspe.

En esta línea, la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) y la Corporación Nacional Forestal (Conaf) se unieron en una campaña para proteger la fauna silvestre, con foco en la prevención y promoción de la tenencia responsable de mascotas y animales de compañía.

Para colaborar con ese objetivo, la Subdere, a través de su programa Mascota Protegida, dispone de recursos para que los municipios realicen operativos de atención veterinaria -desparasitación, vacunación y microchipeo y esterilización-, como medida para controlar la población animal doméstica y evitar la transmisión de enfermedades y propagación de parásitos a la fauna silvestre.

“A través de esta alianza y de nuestras distintas líneas de financiamiento, buscamos que las personas tomen conciencia del daño irreparable que las mascotas pueden ocasionar a la fauna nativa”, explicó Carolina Guerrero, coordinadora nacional del Programa Mascota Protegida, y agregó que hasta la fecha se han financiado cerca de 883 mil esterilizaciones a nivel nacional.

Por su parte, el director ejecutivo de Conaf, José Manuel Rebolledo, reiteró el llamado a las personas a ser responsables con el cuidado de sus mascotas, ya que la protección de la fauna nativa es una tarea de todos los ciudadanos y es una obligación aprender a convivir y respetar su hábitat natural.

“En el 90% de los parques y reservas nacionales y monumentos naturales, la principal amenaza son las mascotas, por lo que este trabajo junto a la Subdere, permitirá que las municipalidades se sumen a estos programas de tenencia responsable, alianza estratégica para disminuir el número de fauna fallecida, herida o enferma por las mascotas o animales domésticos”, explicó Rebolledo.

Las especies más afectadas por la presencia de perros y gatos, son los ungulados nativos (huemul, guanaco, taruca y pudú), cánidos y felinos nativos (zorro de Darwin, zorro culpeo y zorro Chilla, guiña y puma entre otros), mustélidos nativos (huillín y chungungo) y aves silvestres (aquellas de humedales, como el cisne de cuello negro entre otras).

Recomendaciones

Desde el equipo del programa Mascota Protegida entregaron algunas recomendaciones para las familias que vayan a salir de vacaciones o de paseo con sus mascotas, para ser responsables con el cuidado del medioambiente y biodiversidad, dado que el simple marcaje que hacen perros y gatos con su orina, espanta a los animales silvestres alterando su hábitat y conducta reproductiva.

Los tenedores responsables deben:

– Mantener a las mascotas con todas las vacunas y cuidados sanitarios al día, ya que las vacunas permiten prevenir el contagio de enfermedades mortales como la rabia, distemper y parvovirus, todas ellas transmisibles a la fauna silvestre.

– Utilizar en todo momento arnés y correa como método de sujeción.

– Respetar las normas, restricciones y prohibiciones establecidas por CONAF en sus áreas de administración, como no ingresar mascotas a los parques nacionales o áreas silvestres protegidas.

– Evitar la circulación con mascotas en sectores que, no siendo declarados área protegida, sí son de interés para la conservación, como las quebradas, borde lacustre, entre otros.