Inicio Policía y tribunales PDI recupera en servicio técnico notebook robado desde automóvil

PDI recupera en servicio técnico notebook robado desde automóvil

El equipo computacional, avaluado en 1 millón de pesos, había sido sustraído el día anterior.

Tras realizar fiscalizaciones a servicios técnicos de teléfonos celulares y computadores, detectives pertenecientes al grupo especializado en “Mercado de Bienes Robados” (MEDBRO), de la Brigada de Robos (BIRO) Rancagua, detectaron que un local ubicado de la Villa Bosques de San Francisco, perteneciente a la misma comuna, se encontraba un notebook avaluado en 1 millón de pesos, el que aparentemente había sido robado.

Tras efectuar algunas consultas y realizar un examen al equipo, los oficiales policiales pudieron comprobar que se trataba de un Macbook Pro que había sido robado desde un automóvil un día antes.

Debido a lo anterior, los policías consultaron al dueño del servicio técnico por el origen de la especie, quien habría indicado que la había comprado a otro sujeto, manteniendo en su poder las actas de la transacción, por lo que fue posible identificar al vendedor.

Con la información obtenida, la PDI se trasladó hasta la vivienda del individuo que comercializó el computador al servicio técnico, el cual mantenía al interior de su domicilio otras especies que habían sido robadas junto al equipo computacional, oportunidad en la que habría señalado haberlo recibido de parte de un conocido que es menor de edad.

Finalmente, los detectives se trasladaron hasta el domicilio del adolescente, donde además de encontrarse otras especies asociadas al ilícito, fueron hallados algunos elementos con logos de Carabineros, razón por la cual la PDI realizó coordinaciones con efectivos de la policía uniformada, para determinar si se trata de indumentaria original o falsificada.

Luego de realizar diligencias en los tres domicilios, sólo fue posible detener por el delito de receptación al dueño del servicio técnico y a quien le vendió el aparato tecnológico, quienes fueron dejados en libertad por instrucción del fiscal de turno, siendo apercibidos en razón del artículo 26 del Código Procesal Penal, a la espera de citación por parte de la Fiscalía Local de Rancagua. En lo que respecta al adolescente involucrado, la PDI se encuentra trabajando para dar con su paradero.