Inicio Agricultura Once plantas de procesamiento y exportación de cerezas de la región de...

Once plantas de procesamiento y exportación de cerezas de la región de O’Higgins implementan sistema de inspección sanitaria en línea para temporada 2020-2021

Como una forma de innovar las labores de inspección fitosanitaria de frutos de exportación, el Servicio Agrícola y Ganadero comenzó el proceso de inspección fitosanitaria en línea.

Esta innovadora práctica, cuyo principal cambio respecto a la inspección tradicional implica la selección de cajas de inspección en la misma línea de embalaje, previo al paletizaje, permite un sustantivo ahorro de tiempo para toda la actividad.

“Esta nueva forma, la cual es validada previamente por el SAG y donde plantas deben sortear una serie de exigencias, beneficia tanto a la inspección como al proceso de la fruta y a la labor de los inspectores SAG, pues ahora pueden seleccionar las muestras para inspección durante el procesamiento mediante la aplicación de un algoritmo, evitando la espera para que los loteos sean inspeccionados al final del proceso”, señaló Luis Rodríguez, director regional (s) del SAG O’Higgins.

Si hace dos años solo una planta comenzó con el proceso de muestreo de cajas de cereza en línea, hoy más de una decena de exportadoras han implementado este sistema, lo que ha implicado un aumento en la cantidad de inspectores destinados a la inspección fitosanitaria y una alta demanda por estos servicios en las centrales de exportaciones agrícolas y forestales de la institución, los que seguramente serán aplicables a otros productos de la fruticultura, tales como ciruelas y manzanas, entre otros.

Según datos de la consultora iQonsulting, en la temporada 2019/20 la exportación de cerezas registró un peak histórico de 228.548 toneladas, 27% más que en 2018/19, lo que refleja el alto interés comercial del fruto, el aumento de la cantidad de huertos en producción.

La región de O’Higgins concentra 87.696 toneladas de cerezas despachadas, teniendo un 38% de participación y un crecimiento de un 32% respecto a la temporada 2018-2019, representando junto a la vecina región del Maule el 80% de los envíos de Chile de este apetecido fruto cuyo destino central es el mercado chino, posicionándose como el principal envío frutícola del país.